martes, 28 de noviembre de 2017

Expertos en software para futboleros

Enfoca tu tiempo y recursos en hacer que tu compañía siga siendo buena en lo que hace.

Desarrollo de aplicaciones ligadas al fútbol

¿Necesitas llevar las estadísticas de los torneos de tu institución? ¿Quieres implementar concursos para tus clientes en el marco de las más importantes competiciones futbolísticas? ¿Buscas dejar constancia de patrocinios y otras actividades de responsabilidad social realizadas? Deja que Anotagol se encargue de ello.

Puedes confiar en nuestra experiencia y experticia

Anotagol está aquí para desarrollar y proveer las mejores herramientas de software que faciliten a tu empresa la gestión y administración de todas las actividades relacionadas directa o indirectamente con la práctica del fútbol.

¿Por qué Anotagol?

Plataforma administrada
No necesitas tu propio servidor, base de datos o equipo de programadores para desarrollar y ejecutar un plan de marketing deportivo ni para gestionar patrocinios y otras actividades futbolísticas en tu compañía. En Anotagol ponemos todo eso.

Infraestructura escalable
Anotagol escalará su capacidad de proceso y almacenamiento de datos siempre que sea necesario para garantizar una respuesta óptima a la demanda de tus clientes. Tus datos siempre estarán seguros y disponibles.

Desarrollo sostenido
En Anotagol escuchamos a nuestros clientes, aprendemos de cada experiencia e innovamos constantemente. Tu institución siempre tendrá software actualizado y funcional para su gestión de marketing deportivo y responsabilidad social.

Acceso a una creciente comunidad de futboleros
Si el fútbol es el canal adecuado para posicionar tu marca y actuar de manera socialmente responsable, Anotagol es el vehículo idóneo para llevar a tu empresa por esa ruta. ¡Nuestra comunidad de futboleros no para de crecer!

Domingo Valcampo

Autor y Editor

Yo no soy más que un mendigo de buen fútbol. Voy por el mundo, sombrero en mano, y en los estadios suplico una linda jugadita por amor de Dios. Y cuando el buen fútbol ocurre, agradezco el milagro sin que me importe un rábano cuál es el club o el país que me lo ofrece.